lunes, 29 de septiembre de 2008

Cerrar cuentas con el pasado


Es lo que hacemos Barcelona y servidor. La ciudad con una exposición sobre el barraquismo, fenómeno aún presente por mucho que algunos nieguen su existencia. No tengo carné de conducir, pero cuando paso por la Meridiana al lado de la carretera veo chabolas, el tercer mundo del primer mundo a las puertas de Babilonia, donde respiro y vivo parte de mi existencia, que hoy me deparó, desde Madrid con amor,una extraña sorpresa.

Al llegar a casa he sacado las cartas de mi buzón. Todo en orden. He abierto el sobre con La aventura de la Historia y después, mientras consultaba el email, el anuncio del punto y final de una colaboración de más de cinco años en ese medio. ¿Los motivos? Una palabra que empieza con c y acaba con s. Sí,esa.


El fin de esta historia de amor no ha dejado en mi ser ni un mínimo poso de tristeza. A lo largo del presente año voy cerrando mis cuentas con el pasado. Los sitios de los primeros pasos se despiden y siempre llegan nuevas propuestas más estimulantes, donde experimentar, participar y dar marcha literaria o periodística al cuerpo. El punto más simbólico del adiós al pasado llegará con la publicación, calculamos para noviembre-diciembre, de mi nueva novela Colors, segunda en mi trayectoria y última en catalán hasta nuevo aviso. Mis nuevos tiempos soplan castellano.


Os dejo con la reseña sobre el barraquismo, buena y necesaria expo. Mostrar es bueno, aunque quizás luego convendría actuar.


La Barcelona marginal: Historia del barraquismo en la ciudad condal.
Pier Paolo Pasolini llegó a Roma en 1950. Descubrió la otra ciudad. Multitudes humanas malviviendo en pocilgas que en muchas ocasiones no cumplían los mínimos requisitos de habitabilidad. Su territorio era una especie de Tercer Mundo a las puertas del primero, del que muchos de sus habitantes fueron expulsados en 1924 cuando Mussolini decidió imperializar el centro de la Urbe. En Barcelona el fenómeno transcurrió por otros derroteros; desde la década de 1940 la inmigración masiva conllevó la creación de importantes núcleos de espontáneas barracas ocupadas por seres marginados, que no marginales, expectantes en la frontera de la verdadera ciudad, grupos humanos que en su momento álgido tuvieron diez mil viviendas para cien mil personas....en un núcleo urbano formado por más de un millón de individuos.
Finalmente, antes lo hicieron muchos colectivos populares, las instituciones oficiales se han decidido a mostrar la historia del problema al gran público mediante una elaborada exposición dividida en tres bloques cronológicos- orígenes, expansión, desaparición- que exhibe el fenómeno del barraquismo, aún vigente a escala reducida, con montajes audiovisuales, entrevistas y un amplio archivo fotográfico que descubre el rostro oculto de la capital catalana, rostro popular que no concuerda en exceso con la teoría que lo ve como un proceso urbano, cuando en realidad el barraquismo nació de la necesidad y el desprecio de la administración hacia unas personas deseosas de encontrar una oportunidad en Barcelona.

Exposició 'Barraques. La ciutat informal'
Del 18/07/2008 al 22/02/2009
Museu d'Història de la Ciutat - Conjunt Monumental de la Plaça del Rei
C Veguer, 2
Ciutat Vella

JORDI COROMINAS I JULIÁN, AVENTURA DE LA HISTORIA, N 120, OCTUBRE 2008

2 comentarios:

Laia dijo...

Guapeton! Ese Colors...per fi!! M'has de dir quin dia exacte surt...i quan torni quedem i me'l firmes si o si??!
Petonarros de cel rogent ;)

Mariajo dijo...

Ei! Me encantaría leer esos, tus libros. Ya me dirás dónde los puedo conseguir. Un abrazo
Mariajo