sábado, 3 de noviembre de 2012

Reseña de José García en Literaturas.com


José García, de Jordi Corominas i Julián, por Luis García

¿Se acuerdan ustedes de la novela de Mario Vargas Llosa Quien mató a Palomino Molero?. Bien. Pues, de alguna forma, la primera imagen que me ha traído la lectura del primer capitulo de José García, esta singular e iconoclasta novela de Jordi Corominas, novelista, poeta, periodista, critico literario, agitador cultural…., ha sido dicha obra, o mejor dicho para ser mas exactos y correctos, dicho titulo, ya que los personajes de ambas no se parece en nada, ni en la forma de vivir, ni en la de morir. Pero el por qué de la asociación, van a tener que descubrirlo ustedes, lectores, agudizando los sentidos y leyendo las trepidantes primeras 24 paginas de la novela José Garcia. Lo cierto es que no coincido con el criterio general de que se trata de una novela negra. Aceptaría que estamos ante una novela de corte urbana con reminiscencias surrealistas que recuerdan al mejor Perec, en la que no tenemos un solo personaje: ya que José García, son uno y muchos a la vez. Somos todos. Y desde su bienamado barrio de Gracia iniciará un viaje al lado mas oscuro pero también mas hermoso de su propio ser, a la Italia de su juventud cuando se mezcló con unas Brigadas Rojas en plena efervescencia política-militar que acababan de asesinar al primer ministro Aldo Moro, cuando se paseaba por la Plaza de San Pedro y tomaba helado sentado en sus terrazas. Un sueño. En realidad acababa de morir. ¿Pero quien acababa de morir?. Un hombre llamado Jose García, bueno, dos. Pero hay muchos más, ya que todos somos Jose García. Todos paseamos por el Paseo de Gracia camino de Camp Nou y a todos nos gusta el futbol. Y desde una sucesión de monólogos interiores que a veces resulta difícil seguir, Corominas va construyendo la historia de un hombre corriente, con un nombre corriente y un apellido corriente, que un buen día recibe la llamada de su hija para que no se entretenga y vaya pronto a casa a recibir una noticia importante y que nunca llegará, porque siempre hay un José García que muere atropellado por una moto, o asesinado por un delincuente. Y es que Jose García, efectivamente, somos todos. ¿Todos?. No. Porque harto de tan pueril nombre y apellido un buen día decide rebautizarse en un vuelo entre Madrid y Berlín por Manolo López. Manolo López. ¿Cuántos José García y Manolo López hay en la guía telefónica?. Cientos, miles. ¿Cuántos seres anónimos?. Cientos, miles. Y así, paseando por el Barrio de Gracia, Corominas no se olvida de sus referentes literarios, Vila Matas y su Bartleby y compañía, Martin Amis….porque como dice Miqui Otero, “no se confíe: usted también podría ser José García”. ¿O Manolo López?.