jueves, 15 de septiembre de 2011

Poema "There's a place"


There’s a place, por Jordi Corominas i Julián


Quietos átomos en perpetuo movimiento,
Mansas partículas condenadas al trayecto
De vagar por la superficie en un embarazo
Donde la muerte aplaza su aliento
Con la macabra dádiva de resucitar el hálito,
andanadas de felicidad para contentar el estómago
E integrarnos en el mapa simulado de un concurso americano,
risas enlatadas, fotografías mentales del desamparo.

Soy el hombre péndulo, Sísifo bautizado
En el no lugar de un campo entre Castilla
Y Aragón de inflación hiperbólica, estación de servicio,
Conato de ciencia ficción para postular con ahínco
El catecismo capitalista que anatemiza la pausa.

Las hormigas barruntan rutas en las baldosas
del apeadero, surcando con esmero renglones
plagados de envoltorios y chicles fosilizados
que mis pies absorben más tarde en obstáculos
de la cuadrícula urbana, equiparando al metrónomo
con el insecto en la maraña del tránsito.

Vibra mi bolsillo, una voz telefónica apremia velocidad,
Corro por contrato, mi limes referencial en la verticalidad
De la Torre Agbar, ama de llaves, impune cancerbera
Que custodia lo inalcanzable de las alturas para bípedos
Erguidos que desecharon ser Ícaros en la lobotomía
De efímeras erecciones que prolongan nuestra horizontalidad
Y paces auspiciadas por soldados de paisano en los despachos.