sábado, 26 de junio de 2010

Carmen Moreno reseña Paseos Simultáneos en su Blog Letratlántica



DE PASEO CON JORDI COROMINAS I JULIÁN por Carmen Moreno

Autor: Jordi Corominas i Julián
Editorial: Vitruvio
Pgs.: 101


Se puede pasear de muchas y muy diversas formas:
- Solo, viendo nuestra sombra proyectarse, exclusivamente, al sol.
- Acompañado, charlando con nuestro interlocutor.
- Vestido... de etiqueta, con pantalón vaquero, falda larga, falda corta, camisa, etc.
- Desnudo, en este caso, nadie puede asegurarnos que el final de nuestro paseo no esté en el calabozo de la comisaría más cercana.
Jordi Corominas, con su nuevo libro de poemas que acaba de ver la luz, sale a pasear de todas estas formas, reuniéndolas, rompiéndolas. Porque su propuesta es la de la deconstrucción del poema, ejercer de mirón con un calidoscopio en cada ojo, así la realidad no sólo se fragmenta, sino que aparece totalmente diferente a lo que pueden ver los demás.
Jordi sale a pasear:
-solo y vestido, mostrándose como un hombre sensato y reflexivo: "Nos han/malacostumbrado/a creer en la unidad/a través de la línea recta./Los enlaces se descubren al pasar la página."
-solo y desnudo, dejando ver al hombre reflexivo y nada convencional, por eso en un libro de poemas escrito, en principio, en español, se mezclan otros idiomas (catalán, italiano, inglés) como en una Torre de Babel situada en Las Ramblas: "Fer un estudi de/l'orgasme de la dona/en funció de l'/expressió dels/ulls."
-acompañado y vestido, mostrando al que no tiene en cuenta las convenciones, pero también se muestra cauto: "Las fiestas del pueblo/ha han escomenzado/y pasa lo mesmo que/el año pasado/¡Riau, riau!/¡Riau, riau!".
- acompañado y desnudo, transgrediendo, así, todas las convenciones y dice a quien le acompaña lo que quiere sin ningún tipo de tapujos: "ETA atentó contra/un concejal socialista,/da miedo ver/como unos pocos/quieren cambiar/el destino de tantos./Hijos de puta."

La poesía de Jordi deambula cerca del precipicio del surrealismo, por eso hay que acercarse a ella sin reticencias, sin ideas preconcebidas y, sobre todo, sin pensar que la poesía que vamos a encontrar responde a los cánones clásicos. Si le preguntan a Jordi si está dentro de la órbita surrealista les dirá que no y, acto seguido, les remitirá al poeta catalán: Joan Salvat Papasseit.
Con un verso ágil, blanco y rupturista, Corominas, no duda en alabar la belleza, hablar del amor, o implicarse ideológicamente. Este joven catalán del Barça, que no duda en salir a celebrar las victorias del equipo culé, es un artista en el más amplio sentido de la palabra.
Vitruvio se ha atrevido a publicar un libro que no va a dejar indiferente a nadie.