sábado, 7 de mayo de 2011

Encuesta sobre la nueva edición independiente en Revista de Letras (I): Gonzalo Canedo, Editor de Libros del Silencio


Encuesta sobre la nueva edición independiente (I): Gonzalo Canedo, editor
Por J. Corominas i Julián y J. A. Muñoz | Destacados | 6.05.11


Comenzamos un ciclo dedicado a la nueva edición independiente, en el que una serie de profesionales de diferentes ámbitos relacionados con el sector responderán al cuestionario que han elaborado Jordi Corominas i Julián y José A. Muñoz. La intención es ofrecer una valoración plural de este “fenómeno” que, especialmente desde 2009, ha hecho proliferar una nueva y amplia oferta de nuevos títulos, muchos de ellos de gran éxito, modificando el panorama de la edición en España.



El primer participante del sondeo es, precisamente, director de una de estas jóvenes editoriales, Libros del Silencio. Gonzalo Canedo (Cerceda, A Coruña, 1955) presentó los primeros títulos de su editorial en noviembre de 2009. Desde entonces ha ido conformando un catálogo junto a la editora Inga Pellisa en el que destaca la variedad de la oferta y el riesgo, asumido y muy bien recibido por la crítica, que conlleva dar el espaldarazo a nuevos autores españoles.


Impacto

¿Cómo valoras el fenómeno de las nuevas editoriales independientes?

En los últimos años, el número de editoriales independientes ha crecido de manera inexorable. Creo que eso es un indicio de que el antiguo “status quo” está iniciando el principio de su fin, que será muy lento, pero imparable. La nuevas tecnologías aplicadas al mundo editorial están revolucionando el sector, y eso que solo estamos en su prehistoria.

¿Hasta qué punto crees que la irrupción de estas editoriales ha afectado al mercado del libro?

Desde un punto de vista cuantitativo, ha hecho que en un momento de crisis como el actual las editoriales ya establecidas la hayan notado más, pues a la bajada de ventas normal de una época convulsa deben añadir la parte de la cuota que hemos conseguido los nuevos editores.

Desde un punto de vista cualitativo, hemos enriquecido el sector, aportando algunos libros imprescindibles o, como mínimo, necesarios.

El “pastel”, en cuanto a ventas, distribución y presencia en librerías, ¿está más repartido?

Yo creo que sí está algo más repartido, pero eso no quiere decir que esté repartido de manera equilibrada y justa. Las grandes campañas de promoción y las redes de venta son, todavía, las que imponen su ley en el mercado.

Editores


¿Percibes una transformación en el modelo de editor, que haya hecho que se conviertan en “promotores”?


Creo que los editores comprometidos con sus libros siempre han sido “promotores”, quizás ahora se note más esa función porque en las editoriales independientes el editor siempre es el promotor y, el aumentar su número, hace que esta función propia del editor adquiera más visibilidad.

Autores

Los nuevos autores, ¿lo tienen más fácil para publicar, con estas nuevas editoriales?

Es evidente que, a mayor número de editoriales, existe un mayor número de posibilidades de que un nuevo autor consiga despertar el interés de un editor. Pero la publicación o no de su obra siempre estará condicionada por su nivel de calidad.

¿Qué opinas de la proliferación de escritores innovadores que aparecen en los medios? ¿Estamos realmente ante una cantera de futuros clásicos o se nos está vendiendo humo?

Creo que autores como Javier Avilés o Celso Castro tienen muchas de las cualidades que se necesitan para que en el futuro se continúen leyendo y puedan llegar a considerarse clásicos. Todo depende de cómo sepan desarrollar su talento, pero que éste existe es incuestionable.

Del humo, yo la verdad, no me ocupo.

Relación editor-autor

¿Ves difícil que los nuevos editores establezcan pactos duraderos con sus autores?

Alcanzar ese pacto es una de mis intenciones y creo que lo estoy consiguiendo. Todos los autores a los que he editado han vuelto a firmar conmigo próximos lanzamientos.

Pienso que la clave para conseguirlo está en que el autor piense que la editorial está haciendo un trabajo excelente con su obra, a todos los niveles, y nunca se sienta engañado por su editor. Si se consigue establecer esa relación de confianza, el resto es sencillo.

Clásicos

¿Cómo valoras la tendencia de los nuevos sellos de recuperar obras libres de derechos o nunca publicadas?


Si crees que un libro debe editarse, es igual el año en que haya sido escrito y que esté libre de derechos o no. Lo publicas porque consideras que es necesario hacerlo.

Yo he publicado algún libro sin derechos, pero mi objetivo primordial es el descubrimiento de nuevos escritores. Me parece muy aburrido editar solo nombres consagrados. La edición tiene algo de deporte extremo y, si olvidas ese principio, corres el riesgo de convertirte en un triste burócrata.

Librerías

¿Observas una predisposición, por parte del librero tradicional, para destacar los libros de estas editoriales y promocionarlos?

Sí, existe esa predisposición, pero ya no solo por parte de los libreros tradicionales. Están surgiendo muchas librerías independientes que aplican nuevos conceptos en su modelo de gestión y actividad. Para ellos las editoriales independientes son muy importantes. Nos necesitamos y complementamos. Los unos sin los otros no podríamos sobrevivir. Pero también hay grandes cadenas, que empiezan a considerarnos elementos imprescindibles de su oferta.

Crítica


¿Hasta qué punto crees que tantas nuevas editoriales han afectado al panorama crítico en nuestro país?


Creo que en los medios tradicionales han creado algo de desconcierto, porque de repente les llegan novedades que superan en interés literario a muchas de las de los grandes grupos y no saben muy bien cómo tratarnos. Además, hemos nacido en un momento en que todos los diarios de referencia han reducido de manera significativa, tanto las páginas de cultura como el número de periodistas que trabajan en ellas y eso hace que no nos presten tanta atención, como creo que les gustaría concedernos.

¿Qué peso estimas que tiene en estos momentos la crítica en el entorno digital? (blog, webs…)

Cada vez es más importante para las editoriales independientes. Entre vosotros y nosotros estamos consiguiendo crear una nueva generación de lectores, con hábitos diferentes a los que estaban establecidos. Para estos nuevos lectores su marco de referencia ya no es la prensa escrita. Lo son los medios on line, realizados por personas de su ámbito generacional, con gustos y tendencias muy cercanos a los suyos.

Gustos personales

De los nuevos sellos, ¿cuáles han sido los que más te han gustado o sorprendido?

La editorial que ha conseguido situarse de una manera más clara como referente de los editores independientes es, sin duda, Blackie Books. Quizás no sea muy elegante, ni un buen acto de relaciones públicas referirse solo a un nuevo sello, pero es lo que pienso.

Promoción


¿Has notado que la presencia de los nuevos sellos haya provocado un cambio en el modo de promoción del resto de editoriales?

Los modos de promoción siempre han sido múltiples. La irrupción de nuevas editoriales ha coincidido con el fenómeno de las redes sociales, lo que nos ha permitido a los pequeños sellos realizar campañas promocionales bastante eficaces, con un costo mínimo y en ocasiones hasta nulo. Poco a poco esta manera de promoción se ha ido trasladando a los grandes grupos aunque, con toda franqueza, creo que no dominan esta forma de trabajar. El problema está en su inmensa y anticuada estructura, que las incapacita para el trabajo realizado de manera artesana, que es la clave para tener éxito en esta nueva modalidad de comunicación y promoción.

Futuro


¿Crees que hay mercado para la cantidad de libros y editoriales existentes? ¿Podrán sobrevivir todas las nuevas empresas?


A mí, por razones obvias, me gustaría que fuera posible, pero es inevitable (y siempre fue, es, y será así) que no todos los nuevos proyectos cristalicen en empresas consolidadas. Yo trabajo todos los días para que Libros del Silencio sea una de las que se mantengan, y consiga generar medios suficientes para garantizar su futuro.