domingo, 21 de marzo de 2010

Poema Elogio del piropo


Elogio del piropo por Jordi Corominas i Julián

Los crisóstomos obreros
son
émulos viscontianos,
vetustos vestigios,
vorágines verbales,
mesozoicos anacronismos
en la síntesis
de
feroces crisantemos modernos,
esos que travisten cuadriculas
y dan sopapos a los pantalones
polvorientos de arquitectura
porque adulan damiselas en la red,
pescadores estrategas enfurruñados
en
teclados, machos que besan
con cruces, amnésicos de soporífero
auricular, autómatas epicúreos
apantallados, aprended del casco
y la boina, la virtud no
es virtual, emborracharos
de atmósferas, empaparos
de tortículis con el contoneo,
las flechas del carcaj
os vituperan, vierten voluptuosidades,
vilipendiáis vestales vistiendo vuestro
computado hábito monacal,
pinreles pixelados, tanto
Arcade da arcadas, Arcadia
arqueaba construcciones auténticas,
los agricultores mimaban la tierra,
devotos de Pan embelesados
oraban a plein air, pactando
los dedos con Eolo al palpar
el trigo, caricia pasajera
que la tortuga teje
con braille y sapiente zozobra,
antónimo del reprimido Aquiles,
ruin notario, petimetre
epitafio del piropo.



Foto: JCJ