lunes, 1 de marzo de 2010

Wanted Lovers en Literaturas.com





Jordi Corominas i Julián
Wanted Lovers, las cartas de amor de Bonnie & Clyde


El cine altera nuestra percepción de lo ocurrido y sumerge a la mayoría de sus personajes en el camino de la idealización. Mi recuerdo de Bonnie and Clyde es con mucho color en una televisión a punto de estallar por tanta saturación pop. Corría 1967 y América recuperaba a malhechores de antaño dotándoles de un aura romántica de protesta acorde con el malestar de la época. Los jóvenes exaltaban mitos contrarios al dominio de la ley y los revestían de auras especiales que, a decir verdad, poco se ajustaban con la cruda realidad. Tendemos a estereotipar demasiado. Por eso suele ser bueno mirar atrás, bucear entre documentos y ubicar las cosas en su justa perspectiva.
Eso es lo que ha
ce Wanted lovers, donde desde el prólogo se advierte una fuerte voluntad de situar con precisión el contexto para entender mejor el porqué sus andanzas tuvieron una espectacular repercusión. Ana S. Pareja, prologuista y editora del volumen, disecciona el cuerpo del cadáver y le da vida de manera ordenada. Su actitud no se limita a ser meramente informativa. Además del esbozo biográfico de los bandoleros, útil por su detallismo, nos ofrece una reflexión rica en matices que abarca desde lo histórico, la Gran Depresión como mecanismo de encumbramiento de héroes contracorriente, hasta la nueva cara del país de las barras y estrellas después de la Segunda Guerra Mundial. Lo tradicional desaparecía por el progreso y la cultura apostó fuerte por exhibir y exprimir la desorientación generacional en pos de encauzarla. Lo moderno y lo pretérito se dieron la mano por afinidad subversiva.

Otro aspecto a destacar es cómo los medios de comunicación contribuyeron decisivamente a marcar la imagen de la pareja. El librito de Alpha Decay da buena cuenta de ellos a partir de las fotografías que acompañan las epístolas y los poemas. Las fotografías, olvidadas tras una redada por los novios delincuentes, sirvieron a la prensa para ilustrar el fenómeno y darle un aire fashion que la aparición del poema The story of suicide sal recondujo hacia la evidente pero prestigiosa anomalía de la sofisticada atracadora literata.

Las cartas de Bonnie a Clyde dejan entrever una chica enamorada y dulce que llena el papel de las típicas carantoñas escritas, empalagosos vocablos cargados del frustrado deseo de reencontrarse . Pese a ello, la chica sabe atenerse a la magnitud del problema y atiende paciente el fin de la condena de su amado, encarcelado en febrero de 1930, justo un mes después de conocer a la mujer de su vida, quien redacta las epístolas entre esa fecha y marzo del mismo año. La intensidad epistolar de Bonnie se debe a ese suspiro cronológico que permite mantener la pasión, compartida por Clyde aunque con aliento masculino y prisionero más espaciado en el tiempo, de abril a diciembre, de Waco a Eastham. El forajido se preocupa de cosas prácticas y urde un ardid para que su amada reciba las misivas y sortear las restrictivas normas del centro penitenciario, muy restrictivas en cuanto al contacto con el exterior. Bonnie deviene esposa sin anillo hasta la ansiada liberación. No sabemos si los tres poemas que han llegado hasta nosotros fueron escritos entre balazos y fugas. Lo que sí podemos asegurar es que sorprenden. Es bonito imaginar una Bonnie Parker reciclada en lírica de categoría o en letrista a lo Bob Dylan. Sus composiciones tratan temáticas profundas con ritmo lírico y dominio lingüístico capaz de dar con la justa vuelta de tuerca. Leemos y nos trasladamos al sur. Imagino una plantación de algodón y negros cantando, si bien seria más idóneo flotar por flashes con sufrimiento, desgracia y esperanza en un futuro mejor, imposible para Sal y la chica de la calle, tremendos blues que acompañan la tercera y última pieza, La historia de Bonnie & Clyde, poema-canción cargado de autoconciencia desafiante en el propio papel actoral en la magna comedia de la existencia.


Wanted Lovers, las cartas de amor de Bonnie & Clyde


Bonnie & Clyde


Alpha Decay, 2010


www.literaturas.com