viernes, 30 de julio de 2010

Poema "La ceremonia"


La ceremonia por Jordi Corominas i Julián


Las adolescentes se ciñen el bañador, marcan labios
y me preguntan si tengo un objeto en el bolsillo,
termino mis cincuenta largos en la piscina
con la espalda magullada antes de transitar
al matrimonio de conveniencia de unos amigos.

Siempre fui malo con los regalos, psique de cuatro duros,
paso por una ventana del extrarradio y robo un pato de barro
para ahorrarme las escaleras mecánicas, clímax
del menaje en El Corte Inglés.

La novia viste de naranja, su moda clama optimismo,
todos los invitados vomitan en la mesa sin sabiduría romana
y
el esposo sabe de caballos por el dentista,
recaudador nasal en las rebajas de agosto.

A media tarde alzamos las copas, voy al lavabo
y levanto el vestido de la ignara madrina, sus manos
apoyadas en el mármol del inodoro, escancio
el sexo cadenciando sus caderas hasta un orgasmo
que agita el onanismo inalámbrico de la patética concurrencia.

El inspector fuma en el jardín, prende su puro con un USB,
lanza con desprecio su colilla en la tarta nupcial, notificación
del fracaso urdido por las arcas administrativas, huecas de LSD.

Lo animalesco resurge en la despedida,
motores callados, oda a lo reclinable
y elogio a la lavadora del mañana,
regocijo de las neuronas, capaces
de transformar el crepúsculo en alba
para completar la perfección de la huida.


Foto: JCJ, Roma julio 2006