miércoles, 17 de agosto de 2011

Poema "El compromiso y los zombies"


El compromiso y los zombies, por Jordi Corominas i Julián


Llora Andrés en la oficina, arrodillado ante la máquina
Expendedora, las monedas derrochan tintineos y la huelga
Se divisa en la mampara del quinto piso, los autobuses
Eliminaron el aumento estacional y sus pasajeros son cadáveres
Que saludan a policías leyendo revistas del corazón
En las estribaciones del parque público cumpliendo órdenes
Del gobernador conectado a la web cam de pago, razón
Que exime al ministerio del comunicado que declare el estado
De guerra, malvado Rodríguez en la playa de su Historia,
Patraña de sanatorio, apogeo clínico de la canción del verano.

Expertos en anatomía diseccionan con sus prismáticos
ropa interior arrapada, Curvas que no catarán, adictos
a la cultura del escaparate, son muy escrupulosos,
pavos reales hinchados por medusas disimuladas,
espías que pregonan la única visita al hospital de damas
revolucionarias del corte inglés, tiro un peón contra las rocas
del hotel y entono fados resignados en las barricadas
que mi abuelo alzó cuando quería pan y le daban mamporros.


Echo de menos al Paperboy y su polvo de noticia
Empírica, pulo con tinta china del periódico la moqueta,
Acumulo televisores encendidos, descargo la inmundicia
Y en el Castillo de Montjuic me ofrecen vuestra ceniza,
Fusilada, quemada y empaquetada sin un solo disparo.

En la grada y en la platea el hábito de no pagar entrada
Ha instaurado sopor de luto, soy el trapero eremita
Desecho fotos etiquetadas, enmarco la semana trágica
Y en el ocaso enarco una imposible ceja epifánica
En la ilusión de un urbanismo que reviente esta Edad Media
Para que las farolas se prendan con nuestra energía.