martes, 9 de agosto de 2011

Poema Gary Cooper



Gary Cooper, por Jordi Corominas i Julián


La loca del pueblo circula con aspavientos por la calle Mayor
Anunciando compungida el óbito de Gary Cooper,
Mito, cinturón de cuerda, monumento tuerto de mi infancia
Cuando el adoquín era una pétrea losa y la arena aire de esencia,
Haciéndome hombre cumpliendo el nimio deber de la lechera.

Mascaba regaliz en el portal hundido, mesaba su mal afeitado
Con la certeza de quien todo ha visto y no concede al tiempo
Otra importancia que la de un reloj de programada avería, ocupando el centro
Como un mudo vaquero, cansado de lidiar con la desaparición de lo suyo,
Tótem inexpresivo grabado en la corteza de mi imaginario.

Sus alpargatas no pisarán más estos campos lapidados
Que enterraron vacas, siembra y paja
Para edificar al lado de sus ríos crucificados
Polígonos industriales, cubos metafísicos
contaminando una Arcadia que atisba niebla
en un puente profético que nadie transita
desde la agonía de brea y pescado en la orilla,
epitafio del euro a la naturaleza, neumáticos en la montaña,
asfalto que anega la arqueología de nuestra ruina.


Quizá la esquela estaba escrita en los ochenta,
Cuando el único cine era un tiburón varado en la cartelera
Municipal e ignorábamos que una perfumería
Sería el reemplazo arquitectónico de la vivienda
De nuestro héroe, Gary Cooper, anónima estrella
De un villorrio que cavó su propia tumba
Plantando bombas de homologación para detonar su alma
En el jolgorio de un funeral de replicantes al que osan llamar vida.


ps: varios versos se han desplazado, centro no va solo, como tampoco suyo

2 comentarios:

santi tena dijo...

mañana noche no estarás solo ante el peligro, jordi, allí nos vemos

un abrazo

Jordi dijo...

jajajajaja,gracias Santi, me siento mejor sabiendo que no me pasará como al Gran Gary,un fuerte abrazo