sábado, 11 de diciembre de 2010

Nota de "La virgen, despacho cultural", en peligro por culpa del Ayuntamiento de Barcelona


Ayuntamiento de Barcelona
Distrito Ciutat Vella


Los socios de "La Virgen, despacho cultural" y los vecinos del Raval, denuncian la injusta situación en que se encuentra esta asociación cultural, a la que el Ayuntamiento obliga a detener todas las actividades culturales que realizaba hasta ahora, que eran positivas para el barrio y que cuentan con el apoyo de la mayoría de los vecinos.

En primer lugar, quisiéramos destacar la inexactitud de las actividades que se detallan en las comunicaciones escritas enviadas por el Ayuntamiento como consecuencia de las dos inspecciones realizadas en el local y que han llevado a la situación actual, ya que no se ajustan a la realidad.

En segundo lugar, nuestra situación está apoyada por alrededor de 1.500 personas que firmaron una petición que consideran que las actividades culturales realizadas por "La Virgen" son positivas por el barrio por los siguientes motivos:

- Porque han contribuido a dignificar y revitalizar el callejón donde se encuentra ubicado el local, convirtiéndolo en un lugar menos peligroso e insalubre de lo que era antes.
- Porque la asociación es un lugar de encuentro, abierto a todos, que fomenta la convivencia y la cohesión social en un barrio conflictivo como el Raval y creemos que esto debería ser una prioridad para el Ayuntamiento. Es decir, un tema al que se debería apoyar en lugar de penalizar.
- Porque es un espacio difícil de encontrar en esta ciudad, donde la cultura real, emergente y no oficial, que queda fuera de los circuitos institucionales, puede tener lugar.

Para finalizar, quisiéramos añadir un punto a esta queja, que afecta a todas las asociaciones culturales del Raval, que al igual que "la Virgen", están contribuyendo a la buena convivencia y el fomento de la cultura en el barrio, ya que muchas se encuentran con problemas similares debido a que la normativa vigente no se ajusta a las necesidades sociales a las que este tipo de locales dan respuesta.

Por este motivo pedimos un cambio de normativa que recoja la especificidad de estos locales, permita sus actividades y facilite su legalización. En este sentido, habría que tener en cuenta que una asociación cultural sin ánimo de lucro, con una ocupación muy limitada, y con unas actividades tan diversas como pueden ser lecturas de cuentos, poesías, exposiciones, performances, pequeñas actuaciones para grupos reducidos, etc. no se puede equiparar a la actividad de un bar o en la de un gran teatro porque tienen una especificado propia que la ley debería recoger y posibilitar. También hay que tener en cuenta que su impacto ambiental es menor y que en cualquier caso, si alguna supusiera alguna incomodidad por vecinos, siempre se podrían pactar las condiciones de uso necesarias en cada caso para no producir molestias y asegurar la buena convivencia, como por ejemplo pactar los horarios de las actividades con los vecinos. En cualquier caso, lo que no nos parece una solución razonable es el cierre de este tipo de locales, ya que esto sólo empobrece la calidad de vida del barrio y dificulta el acceso a la cultura, cosas que según las campañas publicitarias de la Ayuntamiento son temas a promover.

En definitiva, pedimos que las intenciones que el Ayuntamiento declara en sus campañas publicitarias acaben encajando con la realidad y que el marco normativo se ajuste a esta realidad, de tal manera que la cultura real, que nace de los barrios y de las personas (no sólo de las instituciones) sea posible.